Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies
-->

GARANTIZADO: TU HIJO NO LLEGARÁ A SER FUTBOLISTA PROFESIONAL!

GARANTIZADO: TU HIJO NO LLEGARÁ A SER FUTBOLISTA PROFESIONAL!

QUIERES QUE UN NIÑO QUE PRACTICA FUTBOL LLEGUE A SER PROFESIONAL?

Según datos de un estudio publicado en el diario El País el pasado mes de abril, en España hay 576.082 niños y niñas con licencia federativa de fútbol y 69.752 con licencia de fútbol sala. Estos son números actuales de practica de este deporte en nuestro país, sin tener en cuenta las competiciones o eventos deportivos que organizan otras entidades como los Consells Esportius en Catalunya por ejemplo.

Al ver estos datos, podemos asegurar sin ninguna duda, que el fútbol es, de largo en España, el deporte con mas practicantes. Esto implica que cada fin de semana se disputan mas de 30.000 partidos de fútbol, y que, evidentemente, la federación Española de Fútbol es la que más dinero mueve de todas las federaciones del país, con un presupuesto de 90 millones de euros.

Si a todo esto, le sumamos la gran cantidad de dinero que ganan las "estrellas" del futbol profesional, rápidamente podemos deducir donde tenemos el problema.

Con los datos en la mano, es probable que algunos padres comprendiesen que los niños juegan al fútbol para divertir-se. Cualquier otro objetivo que tenga que ver con el de llegar a ser profesional es, estadísticamente, iluso.

En España compiten, cada año, aproximadamente 100.000 futbolistas juveniles federados. Si tenemos en cuenta que existen unos 2.500 futbolistas profesionales y que la vida media de estos es de cinco años, las probabilidades de que un juvenil llegue a profesional se reducen a un 1%. Si partimos desde cadetes, infantiles o alevines, las probabilidades son todavía menores.

Llegar a ser futbolista profesional no significa, necesariamente, llegar a Primera o Segunda división. En estas dos categorías de élite juegan, aproximadamente, unos 1.000 futbolistas españoles. Tomando de nuevo cinco años como carrera media, las probabilidades de que el niño debute en Segunda o Primera se reducen a un 0,4%.

Futbol Profesional

Incluso si tomamos los 20 mejores clubes de División de Honor Juvenil, que representan el 0,5% de mayor calidad de España, sólo uno de cada cuatro, aproximadamente, tendrá opciones de llegar a disputar algún minuto en Primera o Segunda.

Si tenemos en cuenta toda esta información, entonces porque hay clubes y familias que demuestran una total falta de empatía con los niños? Porque se proyectan valores adultos a un juego llevado a cabo por niños en edad escolar, cuando ellos no le dan importancia a las mismas cosas? Los chicos se cansan de competir. Van en busca de diversión y se encuentran con presión. Y muchas veces quieren dejar de practicar el deporte, normalmente cuando llegan a los 14-15 años, gracias al llamado "síndrome de estar quemado", pero algunas veces no pueden por miedo a decepcionar al padre o al entrenador.

Hay que tener claro que para cambiar estos hábitos que aún existen en el futbol base de nuestro país, la mejor solución es la prevención. No podemos dejar al margen a nadie: familias, clubes, entrenadores, árbitros, todos tienen su papel importante en la educación y transmisión de valores hacia los chicos y chicas. La formación y comunicación son una pieza básica en la construcción de este cambio. Se necesitan reglamentos internos en los clubes, poner deberes a las familias, hacerlas participes de los valores del club. No pueden quedarse al margen y comportarse como si el futbol no fuera parte de la vida real, como si en el partido de su hijo todo valiese y fuera lícito para desahogarse. 

Cabe recordar que el futbol, como deporte, es simplemente un juego, y su principal función como tal es la socialización, la educación a través de valores, y la creación de un hábito de vida activa y saludable. Para que todo esto suceda, es indispensable que todos los agentes que interaccionan en la educación del niño o niña lo hagan en la misma dirección.

Fuente: Diario El País

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código